Archivos para 29 septiembre 2009

Las enseñanzas del escorpión y la rana

El otro día volví a escuchar una fábula muy conocida que había olvidado siendo un enano, era la de “El escorpión y la rana”. Por si como yo, alguno no la recuerda, va de lo siguiente: Un escorpión que quiere cruzar una charca le pide a una rana que lo lleve encima, la rana que algo sabía de las costumbres de los escorpiones, le dice: “¡Y un huevo, que me envenenas y la palmo!”, pero con la manera de hablar de las ranas, claro. El escorpión que lo que tiene de tonto le queda muy bien le contesta: “Que no, tonta, no ves que si te pico te mueres y yo me hundo, y si quisiera hundirme, no te pediría ayuda” El argumento convence a la rana y empiezan a cruzar la charquita. A mitad de camino el escorpión pica a la rana y mientras ésta agoniza y los dos se van a pique le pregunta al escorpión por qué lo ha hecho, que también la rana podía tener un poco más de mala leche y en vez de preguntar el porqué, podía contarle el final de El Sexto Sentido para fastidiarlo un poco. Pero el caso es que el escorpión, mientras se hunde a lomos de la rana, le dice: “Lo he hecho porque soy un escorpión”.

En su momento, aprendí de esta fábula que los escorpiones además de asesinos, son falsos. Y ya generalizando un poco más, que los asesinos son falsos independientemente de la especie. Los bichos malos son malos aunque pongan cara de buenos, esa sería la moraleja, supongo. Pero al volver a escuchar la historia me di cuenta de que había muchas más cosas que aprender de ella. La primera  y más llamativa es que independientemente de su más que cuestionable honestidad, los escorpiones, para sorpresa de la comunidad científica, pueden hablar con las ranas. La segunda es que si todos coincidimos en que los escorpiones son unos falsos traicioneros, también hay que decir que las ranas son un poquito confiadas de más, así que si un día veis a una rana con un billete de cien euros, pedírselo prestado que seguro que os lo deja.

Esto en cuanto a las virtudes de los animalitos protagonistas, pero también hay moralejas para los seres humanos. Por ejemplo, si un día paseáis por cerca de una charca y oís croar a las ranas, no os acerquéis, pueden ser escorpiones con espíritu marinero negociando su pasaje a la otra orilla. Y aún hay más cosas a tener en cuenta por la comunidad ciudadana: Aunque afecte a casos muy puntuales, las damas de linaje real que estén casadas con un príncipe encantado que antes había sido una rana, que les dejen claro a sus maridos que si un día, por lo que sea, un escorpión les pide ayuda para cruzar un río, ¡por Dios! ¡Que no lo ayuden! Por otra parte, huelga decir visto lo visto, que si vais a comer ancas de rana a un restaurante, debéis exigir que las ranas hayan sido mutiladas en un matadero mediante un proceso controlado, de lo contrario, podrían contener veneno de escorpión en su sangre. Y ya por último, si alguna vez sufrís una plaga de ranas, recordad cual es el remedio: escorpiones.

Sustracción general de tráfico

En un chiste muy viejo un padre le pregunta a su hijo, después de haberlo tenido encerrado estudiando toda la tarde, cansado de verlo suspender: “¿Cuánto son dos más dos? Y el niño contesta: “Cuatro” El padre sin dudarlo le cruza la cara de un guantazo y le repite furioso: “¿Te estoy preguntando que cuánto son dos más dos? Y el chaval, protegiéndose la cara con el brazo por si le cae otro galletazo, responde tembloroso: “Cuatro…” Automáticamente le cae otro cañonazo de su padre, que vuelve a insistir con la pregunta y al volver a oir la misma respuesta, le suelta otra galleta y concluye harto: “Mañana voy a ir a hablar con tu profesor, y como dos y dos no sean cuatro te vas a enterar…”

 

Pues bien, así es como actúa Tráfico. Te castigan una y otra vez sin preocuparse de si está sirviendo para algo. Te multan y te multan y te vuelven a multar sin hacer ninguna otra cosa por mejorar tu educación vial. Puedes ir a 200 km/h de A Coruña a Madrid que no te van a parar, te enviarán a casa cuatro fotitos con su correspondiente sanción y tira millas. La caja está hecha y que durante 600 kilómetros hayas puesto en peligro tu vida, la de tus acompañantes y la de todos los que se han cruzado contigo les importa menos que a Marco saber donde estaba su padre, que el chaval, no sé por qué, sólo quería saber de la madre. Ellos son felices con su flota de coches de lujo renovada cada dos años. Si la policía actuará como actúan los agentes de tráfico el resultado sería el siguiente: Verían a un tío por la calle con dos pistolas y una ametralladora colocando explosivos en la puerta de un colegio, le harían una foto, se la enviarían a casa con la correspondiente sanción por sobrepasar el límite permitido de armamento pero le dejarían dinamitar la escuela. Cuando hubiera volado por los aires tres colegios y dos hospitales, le retirarían la licencia de armas durante un año o le obligarían a hacer un cursillo convencidos, de que ahora sí, hay un peligro menos amenazando a la sociedad.

 

1231856737578fomento2dn

*También disponible en azul

 

Últimamente, en un alarde de preocupación por los usuarios de la red vial, se les da por colocar carteles en las zonas peligrosas de “tramo de concentración de accidentes”, o por poner en los paneles de información “tantos muertos en esta curva el año pasado”. Todo un detalle, sólo les falta ir a los funerales de los fallecidos y dejarles una corona de flores con el texto: “No digas que no te avisamos”. Hace tiempo leí una noticia, en un pueblo creo recordar que de Extremadura había un pozo, cayó un niño y se murió, cayó otro y también se murió, al tercer niño taparon el pozo. Si en ese pueblo hubiera habido un guardia de tráfico habría quitado la tapa y puesto un cartel: “Tirarse despacio: Pozo con concentración de caídas.”

 

Soy consciente de que esto que digo es demagogia barata,  poco o nada fundamentada y sensacionalista, pero también de que este año han muerto en las carreteras las mismas personas que el año pasado, y eso que debemos ser menos conductores, porque con su plan de puntos retiran carnés como vasos de tubo en la salida de los pubs. Así que yo les diría a los señores de tráfico que el día en que los vea ayudando a cambiar una rueda a un conductor anciano parado en el arcén, que estoy seguro que no cambian ni las de sus propios coches, llaman a la grúa o dejan la patrulla abandonada en la cuneta y compran otra, que para eso están forrados; o haciendo un control de alcoholemia pese a que esté diluviando, que se ve que los agentes de tráfico no son “Water Resist”, deben de estar hechos del mismo material que los relojes de los chinos; empezaré a creer en su labor.

 

También quiero dejar claro que no escribo esto desde el rencor, debido a que me haya caído una multa fina, en 8 años de carné, sólo me han multado una vez, siendo novato, y ahora hasta me han dado puntos extra, es sólo que no entiendo la manera de actuar de la Dirección General de Tráfico en muchos casos, y digo de la Dirección, no de sus agentes, que mejor o peor sólo hacen lo que les mandan: principalmente recaudar. Pero ya que recaudan en nombre de nuestra seguridad, por favor, que inviertan en ella, que aunque mi moto sea una Vespa, me da más tranquilidad ver guardarraíles de seguridad en los márgenes de la carretera que patrullas Alfa Romeo.

 

patrullagctrafico


Secciones del Blog

Mi twitter

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Y contigo van...

  • 449,808 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 98 seguidores